Cauquenes conectados, una investigación para rescatarlos

Leída 762 veces

Los cauquenes conectados satelitalmente parecen salidos de una película futurista, pero este estudio de la mano del INTA puede documentar su ruta migratoria y poner el foco en salvar esta especie en peligro.

RADIOGRAFÍA DEL CAUQUÉN

El cauquén o avutarda magallánica (Chloephaga picta) es una especie de ave anseriforme que habita en América del Sur.

Las poblaciones originales se redujeron considerablemente por la caza y exterminio, especialmente durante su período de migración invernal en las pampas húmedas.

De las cinco clases de cauquenes el común es el de distribución más extensa, viviendo desde la provincia de Buenos Aires hasta el occidente del continente, llegando hasta el Pacífico y hacia el sur en Tierra del Fuego. También se lo encuentra en las Islas Malvinas y en invierno migra llegando hasta Uruguay.

Su longitud total es de entre 60 y 65 cm y alcanza un peso de hasta 3 kg. Los machos son más grandes que las hembras, con picos y patas negras. Las hembras son de color castaño, espalda y pecho barreados en negro, vientre blanco y negro y patas amarillas, diferentes al macho; además el pico es rosado.

Los cauquenes recurren a la protección del agua durante la cría y la muda (cambios de plumaje), momento en el que quedan incapacitados para volar por perder las plumas primarias y secundarias. Para reproducirse pueden poner de 5 a 8 huevos y tardan 30 días en incubarlos, un momento en el que se encuentran mayormente vulnerables.

HISTORIA CON MALA SUERTE

Frente al avance de la agricultura, los cauquenes empezaron a perder grandes zonas de pastizales en donde se alimentaban anteriormente. Fue por esto que comenzaron a alimentarse de los sembrados.

En 1931 el Gobierno Argentino declaró a los cauquenes como plaga nacional, por este comportamiento, pensando que afectaban a los cultivos en una mayor proporción que en la que realmente los estaban afectando. Esto derivó en una matanza indiscriminada de esta especie de aves, caza y destrucción de nidos.

Desde ese momento los cauquenes sufrieron una importante baja poblacional y además una connotación negativa en el imaginario popular.

PELIGRO CRÍTICO

La Secretaría de Ambiente y Desarrollo sustentable de la Nación (hoy transformada en Ministerio) categorizó en 2008 al cauquén colorado como una especie en peligro crítico, al cabeza gris en la categoría amenazada y al común en la categoría vulnerable.

Hoy, el INTA, junto con el Conicet, la Universidad Nacional de Mar del Plata y la ONG Antartic Research Trust trabajan en conjunto para monitorear la ruta migratoria de estas aves y buscar estrategias de conservación para ellos.

 

CAUQUENES WI FI

Mediante el monitoreo satelital que está realizando el INTA, liderado por Lucía Bernard, investigadora del grupo de Recursos Naturales y Gestión Ambiental del INTA Balcarce, se pudo comprobar que las aves mostraron desplazamientos de más de 2.700 kilómetros.

“El propósito de la investigación está relacionado con mejorar la comprensión del uso del hábitat, conocer la ecología y la distribución del cauquén” afirma Lucía Bernard. “Determinar la ruta migratoria es algo esencial para identificar los recursos y los sitios necesarios para la especie durante su migración anual, desde las áreas de cría hasta las de invernada, incluyendo las áreas intermedias de descanso y alimentación”, agrega Bernard.

El conocimiento de las áreas afectadas por la ruta de migración es importante para plantear una producción agropecuaria que las respete, las aves recorren la Patagonia argentina, chilena, y pasan por la región pampeana para alimentarse durante el periodo no reproductivo o la invernada.

 

BATERÍA PARA RATO

Los aparatos satelitales con los que se monitorean los cauquenes cuentan con una batería solar que se recarga con celdas solares. Con una gran duración, permite un mayor número de posiciones geográficas durante la migración anual y hasta obtener datos de cinco años consecutivos.

Con protocolos que aseguran el bienestar de las especies, se colocaron transmisores solares en la parte dorsal de las aves, usando un arnés de teflón biodegradable.

“Esta tecnología de adquisición de datos puede programarse para obtener una posición cada dos o tres días durante la época no migratoria y en dos posiciones diarias en la fase migratoria hasta por 15 meses consecutivos” afirmó Julieta Pedrana, integrante del grupo de investigadora del CONICET. “Otra de las ventajas es que la posiciones del ave son recibidas todos los días en un servidor de internet, esto significa que los datos se obtienen sin necesidad de recapturar al individuo” agrega.

 

ENTREVISTA CON LAS ESPECIALISTAS 

Lucía Bernad1 y Julieta Pedrana2  charlaron con El Caminante del Sur, contando detalles sobre este estudio y cuidado a tener en cuenta a la hora de cruzarse con un ejemplar de la especie:

¿Podrían contarnos brevemente de qué se trata el estudio que están haciendo sobre la ruta migratoria de los cauquenes? ¿qué se descubrió hasta ahora?

El conocimiento preciso de la ruta migratoria es esencial para asegurar que estas especies encuentren los recursos y sitios necesarios durante su migración anual desde las áreas de cría hasta las de invernada incluyendo las áreas intermedias de descanso y alimentación. Esta información es crucial para elaborar estrategias de conservación para estas especies. Se ha descubierto que los cauquenes migran en pocos días y realizan el vuelo por tierra y por mar. Se desplazan más de 2700 km desde la zona de invernada (Buenos Aires) a la zona de cría (Patagonia Argentina y Chilena)

¿cómo se podría mantener un equilibrio entre desarrollos agropecuarios, sembrados, plantaciones o explotación del campo y disponibilidad de zonas de alimento para esta especie?

Se podrían pensar en proponer zonas de descanso y de alimentación que se dejaran pastorear por los cauquenes. Así, esta especie podría comer tranquila sin perjudicar a los productores. Esas zonas de alimentación se proponen como “cultivos trampa” ya que el cauquén elige esa zona para alimentarse y no otra. Esto debería ser fomentado por los organismos y entes reguladores de Fauna. Además, es importante destacar que nuestros estudios que realizamos en cultivos de trigo mostraron que en lotes que estaban pastoreados por cauquenes, no había disminución significtaiva en el rendimiento final.

El cauquén colorado se encuentra en grave peligro, pero ¿las demás especies de cauquenes también?

Los cauquenes son especies endémicas de Sudamérica que actualmente presentan poblaciones en riesgo de conservación. En el año 1931 fueron declaradas “plaga nacional” y después de más de 70 años de caza y persecución, el OPDS le otorgó al Cauquén Colorado en el año 2008 la figura de Monumento Natural Provincial, adjudicándole de esta forma la mayor protección que una especie puede tener ante la ley. Según el informe del año 2008 de Aves Argentinas/ Asociación Ornitológica del Plata en conjunto con el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable, el cauquén colorado se encuentra hoy en la categoría de “Peligro crítico”, el cauquén cabeza gris en la categoría “Amenazada” y el cauquén común en la categoría “Vulnerable”.

¿Hay algún recaudo que se pueda tomar cuando se encuentran cauquenes en lagos en zonas turísticas? Más allá de no interferir con los nidos o con su comportamiento ¿qué podríamos hacer desde nuestro lugar para conservar su bienestar?

Los cauquenes se ubican en las zonas cercanas al agua ya que utilizan este medio para escapar de predadores. Frente a un disturbio, van al agua. Ahora bien, este disturbio podría ocasionar que abandonaran el nido con los huevos o escaparan rápidamente dejando algún pichón que podría ser predado. Por lo que la recomendación es no acercarse a los cauquenes y no alimentarlos ya que ellos consumen material vegetal (¡no migas de pan!).

 

1. INTA Balcarce, Ruta 226 km 73,5 (7620) Balcarce, Buenos Aires, Argentina. Email: Bernad.lucia@inta.gob.ar

2. CONICET, INTA Balcarce. Email: Pedrana.julieta@inta.gob.ar

 

Melina Pariente

Fuentes: INTA.GOV.AR, WIKIPEDIA.